“Nuestro futuro pasa por abandonar la Tierra”

Maria de Soria-Santacruz

Ingeniera de sistemas, NASA Jet Propulsion Laboratory

En 2022 una nave espacial despegará desde Estados Unidos para viajar hasta Psyche, un cuerpo de 210 quilómetros de diámetro situado en el cinturón de asteroides entre Marte y Júpiter. La nave tardará cuatro años en llegar a su destino pero, cuando lo haga, la NASA tendrá la oportunidad de llevar a cabo un hito científico sin precedentes.

Se cree que Psyche es el núcleo de un antiguo planeta del sistema solar, que se destruyó a causa del impacto con otros asteroides. Ahora, millones de años después, el Jet Propulsion Laboratory (JPL) de la agencia espacial estadounidense prepara una misión para explorarlo. La barcelonesa Maria de Soria-Santacruz trabaja en ella como ingeniera de sistemas. Desde su casa en Los Ángeles, nos cuenta por qué es tan importante asegurar el éxito de esta misión, dedicar recursos a la exploración del espacio y cómo ha conseguido hacer realidad un sueño de niños y niñas de todo el planeta: trabajar para la NASA.

“Pensar solo en cosas mundanas siempre me ha hecho sentir un poco pequeña. Me gusta que mi trabajo me obligue a reflexionar sobre qué hay más allá de la Tierra, ser consciente de que eres algo minúsculo perdido en medio del universo genera un conflicto personal muy interesante y ayuda a ver las cosas con perspectiva.

Maria de Soria-Santacruz se unió al NASA JPL en 2015. Su primera misión fue Europa, un proyecto que investiga si una luna helada de Júpiter puede albergar condiciones adecuadas para la vida. Ahora se encarga de supervisar que la nave espacial y los instrumentos que se utilizarán para explorar Psyche sean capaces de comunicarse entre sí y estén preparados para soportar vibraciones y temperaturas extremas.

“Pensar solo en cosas mundanas siempre me ha hecho sentir un poco pequeña.”

¿Por qué es importante llegar a Psyche?

Por dos motivos. Hasta ahora, nunca se ha podido explorar directamente el núcleo de un planeta. Ni siquiera sabemos a ciencia cierta cómo es el núcleo de la Tierra. Entender este nuevo mundo nos permitirá conocer mejor nuestro planeta y la formación del sistema solar en general. Además, por observaciones que hemos hecho desde la Tierra, creemos que Psyche es un cuerpo de metal, concretamente de níquel y hierro. Por lo tanto, ésta será también la primera vez que la humanidad podrá enviar un vehículo a un planeta que no sea de roca, hielo o gas. 

La financiación de la exploración espacial es una cuestión que a menudo genera polémica. ¿Por qué han de decidarle recuros las administraciones?

La curiosidad es intrínseca al ser humano, queremos saber qué hay más allá. Es innegable que todo el mundo se ha hecho esta pregunta en algún momento. Por eso se ha de salir a explorar. Por otra parte, en las misiones hay mucho trabajo de desarrollo de nuevas ideas y de ahí surgen muchas aplicaciones para el día a día. Las mantas térmicas, los sistemas GPS o el velcro son algunos ejemplos. Muchas de las cosas que hacemos por primera vez en el espacio acaban aplicándose en campos diferentes.

Stephen Hawkins piensa que en 100 años tendremos que dejar la Tierra…

No sé si en un siglo o no, pero en algún momento lo tendremos que hacer. Nuestro futuro pasa por abandonar la Tierra, explorar otros planetas y habitarlos.

¿Crees que hay vida más allá de la Tierra?

Antes de los noventa, solo conocíamos el sistema solar. En 1995 se descubrieron planetas alrededor de una estrella parecida al sol y hoy, gracias al satélite Kepler, sabemos que hay más de tres mil planetas en la galaxia y se ha descubierto que la norma es que alrededor de cada estrella haya, como mínimo, un planeta. Esto ha revolucionado la forma de plantearnos esta cuestión.

Creo que es posible que haya vida en otros planetas. Son de difícil acceso y costará llegar a ellos porque la estrella más cercana —Proxima Centauri— está a 4,3 años luz, pero algún día se conseguirá. De hecho, sería posible llegar en 50 años, en función de la tecnología que utilicemos. Pensar en misiones tan largas no es descabellado. Por ejemplo, la sonda interplanetarea Voyager lleva desde los setenta viajando… El problema principal es la comunicación con la Tierra. Son distancias tan grandes que enviar cualquier dato es muy dificil, pero no imposible. En la NASA estas cosas ya se están comenzando a pensar. Por ahora no estamos preparados, pero seguramente algún día lo estaremos.

“La curiosidad es intrínseca al ser humano, queremos saber qué hay más allá. Por eso se ha de salir a explorar.”

¿Qué consejo darías a alguien que sueñe con trabajar en la NASA?

La clave es la formación y no descuidar el networking. Después de graduarme en ingeniería aeronáutica en la Universitat Politécnica de Cataluña, vine a los Estados Unidos con una beca para estudiar un máster en el MIT y me quedé a hacer el doctorado. Después hice un posdoctorado en ciencia espacial en UCLA. Hay muchas colaboraciones entre los centros de la NASA y las universidades americanas, por eso encontrar trabajo en la agencia es mucho más difícil para la gente que no estudia en los Estados Unidos.

El lugar de referencia para la exploración robótica espacial es el JPL, así que no fue muy difícil decidir que era dónde quería trabajar. Cuando llegó el momento de buscar trabajo, lo primero que hice fue ponerme en contacto con la gente del centro que había conocido durante los estudios para que me orientasen. Gracias a ellos me enteró que había un proceso de selección abierto y pude solicitar la vacante.

Hace casi diez años que vives en Estados Unidos, ¿qué diferencias ves con la vida en Barcelona?

Aquí la vida está muy orientada al trabajo, sobretodo entre las personas con estudios universitarios. Hay poco tiempo personal y de vacaciones, pero por contra hay muchas oportunidades. Es facil cambiar de trabajo y encontrar tu sitio. En mi caso, me gusta mucho lo que hago y no me importa dedicarle mucho tiempo, pero cuando piensas en tener una familia, la cosa puede ser más difícil.

“Me gustaría trabajar en la primera misión que lleve a humanos más allá de la luna.”

Y cuando sales del trabajo, ¿qué haces para desconectar?

En Los Ángeles puedes hacer todo lo que quieras, es una ciudad muy cosmopolita con sitios de playa y montaña muy cerca. Pero cuando quiero desconectar de verdad, lo que más me gusta es ir de acampada con Mike, mi marido, y en California tenemos espacios naturales espectaculares, como Joshua Tree, el desierto de Mojave, Yosemite o el parque Sequoia. Aquí también me he aficionado a la enología, los vinos californianos son muy buenos y las catas, muy asequibles.

El parque natural de Joshua Tree, a unos 200 quilómetros de Los Ángeles, es un destino fantástico para relajarse y observar el univeros. Foto de Clarisse Meyer.

Después de Psyche, ¿qué te gustaría hacer?

Me gustaría trabajar en la primera misión que lleve humanos más allá de la luna. O contribuir a la primera misión que sea capaz de transportar hasta la Tierra una muestra de Marte —nunca hemos sido capaces de traer una muestra de otro planeta. Espero ver estas misiones durante mi carrera profesional y sería muy gratificante trabajar en ellas. 

Written by

marc@ficusmag.com

No comments

LEAVE A COMMENT